Archive for 15 julio 2010

Aprender inglés es como jugar al baloncesto. O por qué en España no hablamos inglés

julio 15, 2010

¿Te has preguntado alguna vez porque en países como España se habla tan mal el inglés mientras que en otros países son prácticamente bilingües?

¿Quieres aprender un idioma extranjero pero no lo consigues o no sabes como?

¿Por qué, si en la escuela estudiamos durante 10 años el inglés, no somos capaces de hablar ni lo mas mínimo?

Vale, no soy un experto profesor de idiomas, solo soy un enano de jardín mochilero, pero todo el mundo sabe que los enanos y gnomos hablamos muchos idiomas… aunque no siempre los estudiemos.

Voy a intentar aquí hacer una reflexión de porque los humanos que habitan en España (país donde ahora resido), hablan tan mal cualquier idioma extranjero.

No será quizás una reflexión científica venida de un estudioso de la antropología o la filología (que dicho sea de paso tampoco hablan un carajo de inglés normalmente). Mas bien será la humilde opinión surgida de la observación de un mochilero, que a pesar de no ser un estudioso de las lenguas puede mantener una conversación en 7 idiomas ¿como lo he conseguido?

Pues ahí va lo que creo:

Situación actual en España

A continuación voy a enumerar dos de las anécdotas que me han hecho reflexionar, y mucho, sobre qué pasa en España (después analizaré el por qué y como solucionarlo). Las anécdotas son reales pero no daré nombres.

1 un café con leche por favor:

Una persona muy querida por mi, se fue de viaje a Amsterdam.

Dicha persona estudió, como yo, en un colegio supuestamente muy prestigioso y con muy buen nivel de inglés, Santa María del Mar (Jesuitas de A Coruña). Mientras que yo iba al nivel bajo de inglés, él sacaba muy buenas notas en el nivel alto. Y en selectividad sacó no me acuerdo si notable o sobresaliente (vamos lo habitual en él).

A su vuelta de Amsterdam quedamos para que me contase…¡¡Amsterdam!!

Pues para mi sorpresa, en cuanto me vio, después de 15 días en Amsterdam, me pregunta con cara de desesperación:

-¡¿como carajo se pide un café con leche?!

2 Cuanchu friu fai, o como contar en inglés

En una de mis visitas a Coruña me llevé a parte de mis compañeros de piso (Taiwan, Japón y Alemania) para que viesen mi ciudad.

Estabamos momento café con mis amigas coruñesas y sus hijas, hablando naturalmente en inglés cuando una de las niñas dice:

-¡¡yo también sé hablar inglés!!

y ansiosamente esperamos que tuviese oportunidad de demostrar su inglés y reforzar su utilidad cuando nos suelta de carrerilla:

guan, chu, fri, for, fai, six, seven, eit, nain, ten.

Ante semejante escupido memorístico se me ocurrió preguntar:

¿vale, como se dice 5?

(contando por lo bajo ayudándose de los dedos)

guan, chu, fri,for…¡¡FAI!!

Analicemos pues la situación:

¿Como puede ser que una persona con 2 titulaciones universitarias, que ha estudiado inglés desde 1º de E.G.B. (6 años) hasta C.O.U. (17 años) y ha hecho selectividad, no sea capaz de pedir un café?

Está claro que el problema no es de esa persona. Él ha pasado, y con nota, todos los filtros, exámenes y contenidos de inglés en su educación escolar. Es decir, él ha estudiado lo que le mandaban estudiar, y lo ha hecho muy bien.

El problema entonces no puede ser mas que del sistema educativo

¿Realmente crees que se puede permitir que tras 11 años de estudios, una persona no sea capaz de pedir un simple café con leche? ¿Que cojones se estudia en esta asignatura si ni siquiera te prepara para algo tan simple como pedir un café?

Y yo… ¿Por qué lo sabía? Fácil, un verano trabajando en Londres me había enseñado más que 11 años en el colegio.

(Si estas pensando que sabes como pedir un café con leche, te adelanto que “I want a coffe with milk” es una barbaridad maleducada, que solo te entenderá un camarero muy habituado a trabajar con españoles)

En el segundo caso tenemos un claro ejemplo de para qué sirven las listas de vocabulario: Para nada.

Se almacenan cantidades de datos en forma de listas o frases que nada tienen que ver con el aprendizaje significativo.

Listas o palabras almacenadas en la cabeza de forma aislada, listas para ser escupidas en un examen, pero que nunca tienen una conexión real con el contexto o su utilización. Listas que deben ser escupidas tal cual puesto que, al ser únicamente memorizadas no aceptan ningún tipo de adaptación o modificación por medio de procesos lógicos.

Como he dicho no quiero que sea esto un estudio o artículo educativo con palabras complicadas ni teorías educativas.

Así que hablando en plata. ¿para que carajo me sirve saber de memoria una lista con ciento y pico números si para decir el 132 tengo que decir mentalmente los 131 anteriores.

No sé como enseñar inglés, pero sí como enseñar baloncesto.

No soy profesor de idiomas, aunque algunos veranos o viajes me los pague dando clase de idiomas.

Así que si eres un experto en la materia, abajo tienes los comentarios para discutir conmigo.

Pero lo que si sé hacer, es enseñar un deporte:

Imaginemos por un momento un niño bajito, gordinflón y maltrecho que aparentemente no tiene facultades para el deporte, y menos para el baloncesto. Pero aún así, la asignatura es obligatoria en su escuela y claro no le queda mas remedio.

El entrenador de baloncesto, ese que lleva 20 años dando clase y por lo tanto lo sabe ya todo, sienta a los niños en un pupitre y les entrega un libro que dice:

Reglamento del baloncesto, Compendio moderno de la normativa internacional ¡contiene los 58 artículos actualizados!

Y así durante 11 años de su vida el niño gordinflón sigue sentado en su pupitre estudiando regla por regla y haciendo muchos test que seguramente le prepararán para su futura vida estudiantil (en la universidad, en el carnet de conducir…)

Pero un día, en su barrio, ve a unos niños ágiles, gráciles y con muchos otros …iles jugando al baloncesto, tímidamente se acerca y dice:

Yo también sé jugar…¿puedo?

Ellos amablemente acceden y piensan que será interesante uno más.

Y allí se encuentra nuestro personaje, en medio de la cancha, por primera vez con un balón en las manos y piensa:

¿y ahora que cojones hago?

Y el resto del partido se lo pasa corriendo de un lado a otro detrás de la pelota, tropezando con un montón de gente y sin enterarse de nada.

Y se dice a sí mismo:

Pero… ¿cómo puede ser que yo, que sé que la canasta mide 1.05 x 1.80 con 30 mm de borde con un diámetro del agujero de 45,7 cm situado a 3,05 metros. No sea capaz de meter canasta y menos de coger un balón?

Pues así se estudia el inglés.

Te sientan en un pupitre y te sueltan un libro que pone:

Gramática del inglés: Compendio moderno, contiene la voz activa y pasiva. ¡Con anexo de verbos irregulares actualizado!

Y ala, a estudiar.

Y así pasa que tu primer contacto con el inglés será como mínimo desastroso.

Invariablemente lo primero que se hace en un país extranjero, es llegar.  Y allí estarás tú en el aeropuerto o estación de tren escuchando no sé qué por megafonía mientras te repites: “vale, no entenderé lo que me dices de mi tren, pero paso frases de activa a pasiva que es una maravilla”.

Mira, si eres profesor de inglés de este tipo, me siento con autoridad suficiente como para a pesar de no saber como enseñar un idioma, mandarte a la mierda.

Para enseñar inglés, debes darle la pelota y dejar que juegue, que hable que se empiece a comunicar.

Una vez con el balón en las manos, poco a poco le iras diciendo:

Pues ahora no puedes botar con dos manos a la vez, ahora tienes que intentar meter canasta (en una canasta con un aro mas amplio y bajo), ahora te explico lo que son los pasos…etc.

Y todo esto, jugando al baloncesto y no al fútbol. Y lo digo por ese extraño empeño de algún profesor de inglés, que no hace mas que hablar español en clase.

¿Entonces, quiero decir que no hace falta saber gramática?

A lo que te responderé:

¿conoces a alguien a quien le guste el fútbol y que no se sepa el reglamento?

¿y cuantos de esos se lo han leído?

Pues a eso voy, el reglamento debe estar implícito en el juego en sí, en las tareas, ejercicios y entrenamientos que se hacen. Y algunas de esas normas, en su adecuado momento, quizás requieran una explicación concreta, pero solo cuando surja esa situación según el programa y la metodología empleada.

¿Pero quién debe saber el reglamento?

Los deportistas de élite (los usuarios del idioma avanzados) está claro que si deben leerlo y conocerlo, aunque no con número de artículo y de chapatoria.

Esta chapatoria está reservada a los entrenadores (profesores) que la deben usar como guía para el entrenamiento de los jugadores y conocer sus modificaciones.

Mientras tanto los árbitros (lingüistas, filólogos…) deberán no solo conocerla, sino estudiarla al dedillo artículo por artículo y proponer cambios.

Pero no confundamos arbitrar con jugar,

No confundamos estudiar una gramática con utilizar un idioma.

Porque entonces, seguiremos sintiéndonos como un niño gordinflón, bajito y maltrecho sin habilidades para hablar el inglés… el pobre lleva años pensando que lo estudia,pero en vez de entrenar, seguía sentado en su pupitre leyendo el reglamento.